Un colgante verdaderamente único

ComparteComparte en TwitterComparteComparteComparte

Follow my blog with Bloglovin
Esta es la historia de un colgante muy especial y de un hombre enamorado que quería regalar a su amada algo único, algo que revelase que el amor que sentía por ella era tan fuerte y tan firme que el tiempo no iba a erosionarlo. Por esta razón, para celebrar su primer aniversario juntos le hizo un colgante con una especie de fósil incrustado en una pieza de madera. Ella lo llevaba colgado siempre de su cuello para demostrarle que para ella era más importante que cualquier joya, porque lo había hecho él con sus manos.

Un año y medio más tarde, viajaron a Escocia y fueron a visitar la cueva de Smoo, cuyo nombre deriva del nórdico antiguo y que viene a significar “ocultar el lugar”. Este paraje, especial para ellos, fue el elegido para desvelar el misterio del colgante. Después de pedir a su amada que le dejase el colgante, Terry – que así se llama el protagonista de la historia- se arrodilló y abrió el colgante, como si de una caja mágica se tratase, extrayendo de él un anillo de compromiso. Y así, le pidió que se casase con él. Ella, tras la sorpresa y la emoción, que le hicieron enfadarse con su amado porque podría haber perdido el anillo, finalmente le dijo que sí.

Esta historia nos demuestra que el valor de un objeto no está siempre en relación con el valor económico del mismo. Este colgante tendrá para esta pareja un valor incalculable, porque para ellos tiene un significado personal. Terry ha compartido esta tierna historia a través de YouTube y, en poco más de un mes, ya ha tenido cerca de 3 millones y medio de visitas. Este testimonio, que ha sido calificado ya por algunos como “la pedida más original de 2017”, nos demuestra que el amor sigue despertando la curiosidad de todos, ¡aunque sean otras causas las que muevan el mundo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *