Los reflejos de una bola de cristal

ComparteComparte en TwitterComparteComparteComparte
Bola_de_cristal

En una bola de cristal se concentran los reflejos de los sueños

Miraba la bola de cristal colgada en su cuello como si un imán atrajera su vista a los reflejos de luz que filtraba en la pared. Tenía mucho en que pensar, pero era incapaz de tomar una decisión. Su actuación tendría consecuencias en la vida de varias personas. Tenía delante de su mesa varios informes, con fotografías de personas a las que conocía, a las que saludaba cada día desde que llegó a la empresa. Veía en ellas familias, sueños, miedos,… y junto a ese bagaje unas cifras inexpresivas, contundentes, insistentes.

Había recibido del Consejo de Dirección una clara directriz: o reducía los costes de personal en el porcentaje que le habían indicado o la delegación se cerraría en 3 meses. Había intentado encontrar otra salida, pero los números son tozudos y si quería salvar el barco no le quedaba más remedio que cumplir con la difícil tarea que le habían encomendado.

Debía determinar qué personas podían ser prescindibles dentro de la organización. Se suponía que su formación y su trayectoria profesional la capacitaban para enfrentarse a situaciones como la que estaba viviendo en ese momento, sin embargo, se sentía perdida e impotente por no poder ofrecer una solución a todas aquellas personas sobre las que, puntualmente, tenía tanto poder.

Soñó que esa bola de cristal le daba las claves para salir del agujero en el que estaba y la aferró en su mano, como si así la respuesta fuera a acudir a su mente como por arte de magia. Entonces llamaron a la puerta de su despacho y Juan irrumpió en la habitación, plantándose frente a su mesa con un semblante muy serio. Sofía, le dijo, ya sabemos desde hace tiempo que esto no va bien, así que hace unos meses Mario, Belén, Leo, Agustín y yo nos planteamos montar un negocio juntos y ya lo tenemos todo a punto, así que siento comunicarte que nos vamos. Sofía le sonrió con los ojos, soltó su bola de cristal y le dio un abrazo diciéndole “no sabes la alegría que siento por vosotros. ¡Seguro que es todo un éxito!”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *