Las flores del primer beso

ComparteComparte en TwitterComparteComparteComparte

Follow my blog with Bloglovin

Gargantilla Eva

Hay flores que tienen el tacto del primer beso

Siempre que cuelgo esta gargantilla de flores de mi cuello viene de nuevo la huella olvidada de ese primer beso, suave, apenas un roce, que ni siquiera consiguió convertirse en un recuerdo. No sé por qué asocio las flores a ese beso porque evidentemente no hubo ni rosas, ni gladiolos, ni siquiera unas sencillas margaritas. Fue sólo un juego de niños, sin mayor trascendencia, sin más implicaciones que el descubrimiento de otros labios.

Con 13 o 14 años eramos niños con anhelo de ser mayores, con un cuerpo que desconocíamos, que nos avergonzaba en muchos casos, con una sensualidad que sentíamos y no entendíamos. Cuando despuntaba la adolescencia, el descubrimiento del deseo era algo que ibas aprendiendo en secreto, a base de pasatiempos “casi” inocentes. Recuerdo el juego de las prendas, de la taba… Eran juegos que nos permitían, a través del azar, de la buena o mala suerte, llegar a tener un contacto táctil, pero fugaz, con el chico o la chica con los cuales soñábamos en el silencio y la oscuridad de nuestra habitación, como si de un oscuro secreto se tratase.

Eran ensoñaciones románticas a las que ponías un rostro y un cuerpo, sin más pretensiones que la búsqueda de tu propia identidad a través de la conexión y el contacto con tu entorno más inmediato. Eran amores -como las flores- de un día o una semana como mucho. Supongo que por esa fugacidad es por la que relaciono el primer beso con las flores. Cierro los ojos para intentar recordar qué labios fueron los primeros que besé, pero no lo consigo, solamente logro evocar esa sensación a terciopelo, a la suavidad de una flor, que provocó el sentir otros labios sobre los míos.

Luego vinieron otros besos, otras sensaciones, pero jamás se repitió ese despertar, ese aroma a primavera y a flores que dejó ese primer beso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *