El irreemplazable colgante de Tulia

ComparteComparte en TwitterComparteComparteComparte
collar-tulia

El colgante de Tulia

Hay objetos que te recuerdan a las personas que los tuvieron o te los regalaron. Cada vez que me pongo el colgante, Tulia viene a mi memoria con su sonrisa franca, sus pasos rápidos y cortos, sus ademanes nerviosos, en ocasiones demasiado vehementes. Me dio el collar una de las últimas veces que nos vimos, con una tarjeta en la que me felicitaba por mi cumpleaños y con una frase que nunca he olvidado: “que nunca te ate ninguna cadena tan fuerte que no te permita buscar tus sueños”.

Poco después de aquel encuentro Tulia encontró su destino muy lejos de nuestra ciudad. Había trabajado en varias agencias de prensa, pasando de contratos de prácticas a contratos de colaboración, hasta que decidió ser su propio jefe y se convirtió en freelance. El suelo patrio se le quedó demasiado pequeño, así que un día cogió su cámara, su mochila y se embarcó en un viaje sin billete de vuelta. La noche anterior a su marcha, entre cervezas, música ochentera y cientos de recuerdos revoloteando entre nosotras, me confesó que necesitaba buscar su estrella fugaz, su paraíso para poder avanzar.

De tarde en tarde recibía a través de whatsapp imágenes suyas en lugares increíbles, breves y afectuosas frases que me transmitían su energía, su vitalidad inquebrantable. Un día me sorprendió una carta suya en el buzón. Me contaba que llevaba viviendo unos meses en un campo de refugiados en Turquía, que había encontrado su estrella fugaz en los ojos de cientos de niños asustados que seguían mostrando curiosidad por aprender; en la determinación y la dignidad con la que sobrevivían mujeres y los hombres pese al hambre, a las enfermedades, al miedo al porvenir. Se iba a Siria, a contar con su cámara el día a día de un país despedazado por la codicia y la ignorancia de los hombres.

No volví a tener noticias suyas hasta que su hermano contactó conmigo para darme la noticia: Tulia había desaparecido en Alepo. Mientras existan héroes y heroínas que creen y luchan por conseguir un mundo mejor, seguirá viva la luz de la esperanza.

 

 

2 comentarios en “El irreemplazable colgante de Tulia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *